mensajpaz

Homenaje de Mensajeros a don Gabino el 50 aniversario de su ordenación de obispo

11/09/2015
El Padre Angel escribe sobre los 50 años de obispo de don Gabino Díaz Merchán, de 89 años, que fue ordenado con 39 años en 1965. El Presidente de Mensajeros le visitó en su casa de Asturias.
imagen

DON GABINO: MEDIO SIGLO DE BUEN PASTOR

Medio siglo es una meta difícil de alcanzar, por mucha vocación, por mucho amor, por mucha entrega que se ponga. Don Gabino lo ha logrado: se cumplen ahora 50 años de su ordenación como obispo: medio siglo de buen hombre, de buen sacerdote, y de excepcional pastor.

Una ocasión única, merece un homenaje único: uno que se dé con el corazón, porque que la palabras suelen no ser suficientes. ¡Qué hermoso es festejar a alguien que se lo merece, y mucho más cuando aquel puede verlo y disfrutarlo!

Este no es solo el homenaje de una persona, ni de una organización como Mensajeros de la Paz; creo que hablo en nombre de cientos, de miles de asturianos que le quieren y no olvidan a ese hombre manchego, que vino de Guadix, y que cuando llego a nuestra tierra, Asturias, la hizo suya.

Son muchas cosas juntas las que yo he vivido con Don Gabino. Son varias décadas en las que hemos gozado y sufrido juntos los avatares de la vida: momentos duros como cuando en ese pueblo nos quisieron tirar a los dos al río por defender a unos inmigrantes, y momentos gozosos como cuando me llevó a Roma a ver al Papa. No quiero olvidarme de nada, ni de los días de advertencias y coscorrones –siempre cariñosos-, ni de las Nochebuenas en los que presidió Misa y mesa junto a mí y a un grupo de niños sin hogar y jóvenes delincuentes.

Don Gabino siempre ha estado allí cuando le hemos necesitado en Mensajeros de la Paz. Nunca nos ha defraudado ni con el corazón ni con las obras.

También ha estado para tantos y tantos a los ha ayudado y confortado en todo este tiempo; recuerdo a los encerrados en la catedral a los que por la noche llevaba mantas y termos con café.

De igual forma, como obispo, supo estar al lado de esos curas que para muchos eran “incómodos” y que siempre encontraron en él escucha y comprensión. Uno de esos curas fui yo; quizá el le dio más disgustos que nadie, pero el le quiere como el que más; un cura que en la Misa, cuando está fuera de Asturias, en vez de pedir por el obispo ordinario del lugar, pido por mi arzobispo Gabino. Es algo que siempre he hecho, y que lo seguiré haciendo, y que no se ponga celoso ninguno.

Del testimonio y del ejemplo de Don Gabino en tantos gestos, actos y conversaciones hemos aprendido muchos. Él nos enseñó a saber estar en los sitios, y a no estar en otros, que es tan importante o más.

Su figura ha sido la de la serenidad, la de la dulce firmeza. En los tiempos que era Presidente de la Conferencia Episcopal –en los difíciles momentos del primer gobierno socialista - fue siempre un hombre enérgico en sus posturas pero dialogante e inspirador de paz.

Su compromiso con los más desvalidos nunca se fue de su boca ni de sus homilías que de puro sencillas, de puro evangélicas, llegaban directamente al alma, pero también siguió presente en sus actos. No sé de ningún otro obispo que haya donado su anillo y su pectoral para sacar dinero para los pobres. Subastamos ese pectoral y ese anillo muchas, y siempre volvieron a nosotros, y como en el milagro de los panes y los peces, se multiplicaban en caridad.

Don Gabino, para nosotros, para la Cruz de los Ángeles, para Mensajeros de la Paz, y para muchos asturianos, ha sido algo más que Obispo; hemos tenido en él a un verdadero padre dedicado a querer y proteger a los hijos que nunca tuvo -y que son millares-.

De este obispo hemos aprendido que hay que querer a Dios, como Dios y a los hombres como a hombres. De él recibimos la mejor lección, la primera y principal: el creer en Dios y en los Hombres, y el tener la seguridad que lo más hermoso es amar y dejarse amar.

Don Gabino: humildemente Gracias por todo lo que nos enseñó y cómo nos lo ha enseñado. Gracias por todo lo que nos dio y cómo nos lo ha dado.

Bendito sea.

Padre Angel