mensajpaz

 

Uno de los lemas de la Asociación Mensajeros de la Paz es: "Trabajamos por la integración social". No es extraño, que una de las actividades de nuestra organización sea la protección e integración en la sociedad española de población inmigrante en situación de vulnerabilidad, especialmente mujeres y niños.

Los hogares de Mensajeros de la Paz, fueron pioneros en la acogida de menores inmigrantes no acompañados y de la protección de minorías étnicas. Desde inicios de los años sesenta los hogares de Mensajeros de la Paz brindan una vida familiar y normalizada a muchos niños y niñas procedentes de Marruecos o del Africa Sahariana y Subsahariana (en especial de las antiguas colonias y protectorados españoles de entonces, como Guinea Ecuatorial, El Aiún, etc.)

Esos niños de entonces, que llamaban la atención por sus ojos o el color de su piel, hicieron su vida en España, encontraron su profesión, sus parejas, fundaron familias... hoy ya son padres, y algunos de ellos, incluso abuelos.

En la actualidad, el fenómeno de la inmigración en España tampoco nos es ajeno.

En los numerosos hogares de Mensajeros de la Paz en España entorno a un 20% de los menores acogidos son de origen inmigrante, (aunque este porcentaje depende de las Comunidades Autónomas en las que los hogares se sitúen y la población de menores inmigrantes en la región).

Así mismo, y en muchos casos, Mensajeros de la paz sigue atendiendo a jóvenes inmigrantes acogidos en hogares después de cumplir los 18 años, hasta que encuentran su autonomía personal y económica. Esta protección supone un gran esfuerzo económico ya que las autoridades españolas suspenden su ayuda monetaria a los chicos cuando estos cumplen 18 años. En este sentido destaca sobre todo la actividad de los pisos tutelados para jóvenes que mantiene Mensajeros de la Paz-Canarias y Mensajeros de la Paz-Madrid; Un gran número de beneficiarios de estos pisos son jóvenes de origen inmigrante, que necesitan una especial protección.

También se acoge a mujeres de origen inmigrante en los centros para mujeres víctimas de violencia doméstica (con o sin hijos) que Mensajeros de la Paz tiene en Madrid y Canarias. Como media anual un 30% de las beneficiarias de este recurso son inmigrantes.

Pero además Mensajeros de la Paz lleva a cabo dentro y fuera de España proyectos pensados para satisfacer las necesidades sociales de la población inmigrante.

Un buen ejemplo puede ser el Aula de Cunas que Mensajeros de la Paz creó en el Barrio de Lavapiés en Madrid. El aula de cunas es mucho más que una guardería de niños.

Es un proyecto de integración y un recurso para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar.

Como en toda guardería se atiende a niños desde los dos meses hasta que inician la edad escolar. Tiene servicio de comedor, cambio de pañales, seguimiento de cartilla de vacunaciones, atención personalizada, etc.

Pero lo que hace especial al centro es que además se hace trabajo social con las madres y padres: a través del Programa "En Familia", se imparten cursos y talleres de formación en alimentación de los niños, higiene y salud, se da orientación laboral dirigida a la búsqueda de empleo, se organizan cursos de capacitación profesional, actividades de ocio saludable e integración en la vida madrileña y española (fiestas, costumbres, etc) sin olvidar las fiestas y tradiciones de los países de origen, fomentando la interculturalidad.

También hay un servicio de ropero y se prestan ayudas puntuales materiales (básicamente en productos de alimentación , aseo, etc. en los casos de mayor necesidad).

Paralelamente se fomenta la solidaridad entre los beneficiarios estableciéndose un sistema rotativo de trabajos voluntarios en el centro por parte de las madres cuyos hijos pertenecen al proyecto.

El trabajo realizado en el Aula de Cunas y sus proyectos complementarios, fue merecedor del Premio del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid 2004.

El 90% de las beneficiarias de este centro son familias inmigrantes, dándose además prioridad a mujeres con cargas familiares no compartidas (mujeres solas, sin pareja o con pareja ausente).

Otro de los proyectos especialmente creados para favorecer la integración de la población inmigrante es la escuela de español para inmigrantes extranjeros, de carácter gratuito, asistida por voluntarios estudiantes universitarios de especialidades relacionadas con la educación y la lengua (principalmente magisterio, sicología y filología hispánica). Se trata de un proyecto piloto y único en su género que Mensajeros de la Paz está desarrollando en colaboración con la Universidad Francisco de Vitoria, y cuyas clases comenzaron a principios de enero de 2007.

Su didáctica está especialmente diseñada para adaptarse al perfil socio cultural de los alumnos, que en muchos casos, desgraciadamente, presentan déficit formativo de origen: baja escolarización, poco o nulos hábitos de estudio, e incluso analfabetismo real o práctico. También se ha pensado en módulos de "español de España" para inmigrantes latinos, con el que puedan paliar fácilmente ciertos problemas de comunicación respecto a las diferencias del unos del castellano hablado en España respecto al de sus países de origen.

Esta escuela de español también realizará actividades paralelas de ocio y cultura que fomenten la integración social y personal en la vida en España y la orientación laboral.